Un estudio lo demuestra: casi el 50 % de los niños pequeños viaja con el cinturón mal puesto.

Estudio de campo llevado a cabo por la Asociación alemana de aseguradoras que identifica las causas de uso incorrecto más habituales de las sillas para automóvil

Uso incorrecto; ¿qué es y por qué es tan peligroso?

Este es un término común en el sector de las sillas infantiles para automóvil. Significa que la silla no se usa correctamente, es decir, del modo en que se ha probado y autorizado. Un ejemplo de uso incorrecto es no instalar la silla correctamente o que los cinturones del arnés estén poco tensados.

Si no se usa correctamente, la silla infantil no puede hacer la función de protección para la que se ha diseñado (una función que se ha probado) lo cual representa una amenaza grave para el niño y el resto de pasajeros del vehículo.

En el estudio “Uso de sistemas de retención de niños – Estudio compacto sobre accidentes” de 2018, la Asociación alemana de aseguradoras (Gesamtverband der Deutschen Versicherungswirtschaft e.V [GDV]) determina que cualquier uso incorrecto «puede reducir considerablemente o incluso anular por completo la protección que proporciona la silla».

Hallazgos del estudio: Uso incorrecto en sillas para bebés (Grupo 0/0+)

Entre las sillas analizadas de esta categoría, el uso incorrecto más frecuente fue la falta de tensión del cinturón (24,8 %). También se observó que, en al menos el 15 % de los casos en que se instalaba la silla en el asiento del copiloto, no se desactivaba el airbag.

Errores de fijación en el grupo 0/0+ – Frecuencia

Cinturón destensado – 24,8%
No usar la guía del cinturón – 19,3%
Cinturón de cadera mezclado con el de hombro – 16,6%
Asa de transporte mal colocada – 9,7%
Cinturón retorcido – 7,6%
Otros errores – 22,1%

Hallazgos del estudio: Uso incorrecto en sillas para niños pequeños (Grupo 1)

En la categoría de sillas para niños pequeños el error más frecuente es el cinturón destensado, que llega a darse en el 49,3 % de los casos. De estos casos de uso incorrecto, el 63 % se clasificaron como graves, el 26 % como moderados y el 11 % como leves. Según GDV, «este error reduce considerablemente la protección que ofrece el sistema de retención infantil si se usara correctamente, lo cual puede resultar en lesiones graves para el niño».

Errores de fijación en el grupo 1 – Frecuencia

Cinturón destensado – 49,3%
Cinturón retorcido – 12,9%
No usar la guía del cinturón – 10,2%
No se usa el cierre del cinturón o se usa incorrectamente – 4,4%
ISOfix sin la función antirrotación – 4%
Otros errores – 19,1%

Hallazgos del estudio: Uso incorrecto en sillas elevadoras (Grupo 2/3)

Entre las sillas que usan los niños más mayores, como las sillas elevadoras y las elevadoras de respaldo alto, se observaron varios tipos de errores aunque todos ellos se daban con poca frecuencia. Según GDV, «En general (…) hay menos cosas de las que estar pendiente al fijar estas sillas, ya que van amarradas al vehículo con el niño».

Errores de fijación en el grupo 2/3 – Frecuencia

Manta (o similar) debajo del sistema de retención infantil – 11,4%
Solución ideada por el usuario – 11,4%
Problemas de interacción con el reposacabezas (del vehículo) – 11,4%
Posición de ajuste no permitida – 5,7%
Sistema de retención infantil dañado – 5,7%
ISOfix no conectado al lateral del cinturón del vehículo – 5,7%
Otros errores – 48,6%

Acerca del estudio

En este estudio de campo, la Asociación alemana de aseguradoras (Gesamtverband der Deutschen Versicherungswirtschaft e.V [GDV]) examinó la frecuencia y gravedad de los usos incorrectos en el día a día. El estudio se llevó a cabo de junio de 2016 a junio de 2017. Durante este período de tiempo, evaluó cómo viajaban 1076 niños en Berlín y sus alrededores y en Múnich y sus alrededores, así como en algunas ciudades relativamente cercanas a estas grandes ciudades, como Leipzig, Potsdam, Augsburgo o Rosenheim. Los puntos de obtención de datos fueron, principalmente, las zonas cercanas a centros comerciales (38,4 %), centros de ocio (31,6 %), guarderías (17,3 %) y supermercados (7,9 %).

De los 1076 casos estudiados, 34 niños viajaban sentados en el asiento del coche, como un adulto. En 472 casos, los niños iban sentados en una silla elevadora o elevadora de respaldo alto (grupo 2/3). En este grupo, se detectó un uso incorrecto en 35 casos.

De los 372 niños que viajaban en sillas para niños pequeños (grupo 1), se observó un uso incorrecto en 225 casos.

En 198 casos del total observado correspondiente a niños viajaban en una silla para bebés (grupo 0/0+), 145 lo hacían incorrectamente.

Hay que destacar que el período de estudio fue de junio de 2016 a julio de 2017, y las primeras sillas para niños aprobadas según la nueva normativa UN R129 se comercializaron a partir de 2016, por lo que solo una proporción muy pequeña de las sillas documentadas en este estudio estaban aprobadas por la nueva normativa. Por eso se usaron los grupos de la antigua normativa ECE R44 (Grupo 0/0+, Grupo 1 y Grupo 2/3) para clasificar las sillas del estudio.

Fuente del estudio: Gesamtverband der Deutschen Versicherungswirtschaft e.V./ Unfallforschung der Versicherer [Asociación alemana de aseguradoras/Estudio de aseguradoras de accidente]. «Uso de sistemas de retención de niños – Estudio compacto sobre accidentes» (Octubre de 2018).