Información sobre la calidad/composición de la etiqueta de advertencias.

En BeSafe, para garantizar que nuestros productos cumplen con nuestros propios estándares de calidad y seguridad, los sometemos a pruebas de manera periódica. Los requisitos de BeSafe son más exigentes que los que figuran en las normativas. Sin embargo, hemos descubierto que algunas de las etiquetas utilizadas en nuestros productos contienen niveles demasiado elevados de un producto químico llamado naftaleno.  

Nos pusimos en contacto con expertos en productos químicos para comprender en profundidad las posibles consecuencias. Según especialistas científicos independientes en los ámbitos de evaluación de la salud humana, modelización de la exposición y toxicidad entre otros, el nivel químico que se encuentra en las etiquetas no representa ningún riesgo para los bebés, los niños pequeños o los recién nacidos cuando se exponen durante el uso normal de la silla de coche. Esto significa que incluso aunque los niveles se sitúen por encima de nuestro estándar, no representa ningún riesgo para la salud de los usuarios. Pero dado que el nivel químico de la etiqueta no es acorde a nuestros estándares hemos tomado medidas inmediatas y hemos cambiado el proveedor de las etiquetas.

Información sobre el producto químico

El naftaleno es una sustancia química que pertenece al hidrocarburo aromático policíclico (HAP). Es un compuesto orgánico y las bajas concentraciones de naftaleno se pueden encontrar en casi todas partes en el medio ambiente. Según el Instituto Federal Alemán de Evaluación de Riesgos, no existen hallazgos epidemiológicos sólidos que demuestren que la exposición al naftaleno por inhalación tenga un efecto cancerígeno en los seres humanos, pero siguiendo el principio de minimización se aconseja a los fabricantes que en cualquier caso reduzcan la cantidad de naftaleno en los productos de consumo en la medida en que sea técnicamente posible.

Según establecen los expertos independientes basado en su modelización detallada de la exposición, análisis de la salud humana y su conocimiento sobre este campo, el nivel del producto químico hallado en la etiqueta no representa ningún riesgo para la salud de los niños en nuestras sillas de coche. La conclusión se basa en tres factores: la cantidad de HAP encontrada en el producto, el peso de la persona expuesta y la accesibilidad del producto químico a través del aire. Las pruebas que se realizan específicamente en los productos BeSafe muestran que el nivel de naftaleno en las etiquetas no tiene un efecto negativo en los niños que utilizan nuestros productos.

Press inquiries

Contact Marie Haavardsholm, Director Brand & Product and Retail Sales: