No use nunca una silla que se haya visto implicada en un accidente.

No debe volverse a usar una silla que se ha visto implicada en un accidente.  En caso de accidente, los componentes de la silla pueden debilitarse, poniendo así en peligro la seguridad.