Las sillas de automóvil para niños de instalación en el sentido contrario a la marcha son cinco veces más seguras que las sillas de instalación en el sentido de la marcha.